Martes, 30 July 2013 09:33

Más vale prevenir que lamentar

prevenir

¿Qué es “vida riesgo”? ¿Y... “vida ahorro”?

El seguro de vida Riesgo es un contrato de previsión contra un riesgo determinado: la muerte del asegurado.

El seguro de vida Ahorro es un producto para obtener rentabilidad, aprovechándote de importantes ventajas fiscales.

Vida Riesgo

Pagas una sola cuota o varias cuando suscribes este seguro. En caso de muerte, la compañía aseguradora abona el capital pactado a los beneficiarios.

El coste de la póliza varía atendiendo a los siguientes criterios:

• La edad del asegurado y la profesión o los agravantes que puedan existir, como deportes de riesgo, etc. Se evalúan las tablas de mortalidad según la esperanza media.

• El estado de salud al suscribir la póliza.

• El importe que percibirán los beneficiarios, que puede abonarse de una vez o en varias rentas.

¿Cuándo te lo recomendamos?

Debes contratarlo cuando aún eres joven y tienes necesidades y compromisos financieros (hipotecas, créditos, hijos a tu cargo…). Te recomendamos reducir el capital asegurado, y por tanto la cuota, según decrecen tus responsabilidades (ya has pagado la hipoteca, no debes nada al banco o tus hijos son independientes…).

Vida Ahorro

Son seguros de jubilación o planes de ahorro asegurado. En estos contratos aseguras un capital con una rentabilidad determinada a un plazo fijado. Con tus ahorros puedes financiar algo en concreto: la educación de tu hijo, la boda de una hija o tu jubilación.

Su rentabilidad está garantizada y se va acumulando a las primas satisfechas. Según el plazo del contrato te beneficias de distintos tramos fiscales.

Tus aportaciones económicas pueden ser:

Periódicas.

A prima única. Con la aportación inicial de todo el capital.

¿Cuándo te lo recomendamos?

Cuando vas cumpliendo años y piensas en tus ingresos futuros. Si te acercas a la jubilación, incrementa las cuotas porque tus ahorros te vendrán muy bien cuando dejes de trabajar.

¡Consúltanos! Comprobarás que existen opciones solventes y seguras.

vacaciones

Estás tumbado en la playa, bebiendo un zumo de frutas. Tu mujer duerme tranquila a tu lado y los niños se bañan en el mar. Te sientes relajado y tranquilo porque eres previsor.

Los siniestros más comunes

Los problemas más comunes se producen por un grifo abierto. Así que tú has cerrado correctamente, no sólo el grifo y las llaves de paso del agua y el gas, sino también las puertas y ventanas.
Has dejado unas llaves a una persona de confianza que acude regularmente a tu casa para recoger la correspondencia, subir y bajar las persianas, colgar algo de ropa en el tendedero... Da la sensación que sigues estando en casa.
Y tienes cuidado con las redes sociales. No vas a publicar fotografías de tus vacaciones porque los “cacos” las utilizan para detectar si tienes la vivienda vacía.

Tu coche siempre a punto

Antes de salir de viaje, lo has revisado: luces, anticongelante, líquido de frenos, dirección y neumáticos. Has repartido equitativamente la carga del maletero y no dejas objetos sueltos en la bandeja ni entre los pasajeros.
Tienes definido el itinerario del viaje largo y de las excursiones previstas y si te equivocas de camino, continúas hasta el próximo cambio de dirección.
Has dormido bien y paras cada 2 horas (nunca más de 3) para estirar las piernas, y nunca miras el reloj porque te da igual la hora de llegada. Aunque sabes que el reglamento no prevé sanción por no llevar el recibo, tu lo llevas siempre, junto con la tarjeta o teléfono de Asistencia en Viaje y un ejemplar de la Declaración Amistosa de Accidente. No cuesta nada, y tienes “a mano” los datos del seguro en caso de necesidad.

Coberturas de equipaje

La mayor parte de las pólizas integrales incluyen los seguros de viaje. Algunas, hasta contemplan la búsqueda de un equipaje extraviado y su envío posterior. Si pagas un pequeño costo adicional, cubren la indemnización por el retraso en la entrega del equipaje o el envío de objetos olvidados.
Atención porque SÍ existe un límite en los reembolsos de joyas, gafas, artículos electrónicos y equipos fotográficos. Consúltanos y te explicamos cuál es.
Y ten presente que algunos seguros de hogar incorporan una cláusula que ampara la cobertura de tu equipaje en caso de accidente.

Viernes, 10 May 2013 09:50

Diez horas en el infierno de Bermeo

incendio bermeo

Se fueron a dormir y se despidieron con un “felices sueños”, sin saber que pocas horas después iban a vivir una desafortunada pesadilla.

El peor incendio en 30 años empezaba a las 3:45 horas de la madrugada del 11 de abril. Los bomberos trabajaron hasta las 13:45 para apagar el fuego que se propagó rápidamente a tres edificios vecinos. Un descuido en una casa vacía fue el detonante de la tragedia aquella noche. Setenta personas se han quedado en la calle con la ropa que llevaban puesta, que a esas horas seguramente era un pijama y unas zapatillas.
¡Qué lejos estaban de imaginar semejante susto! Por suerte, el holocausto sólo se cebó en daños materiales. El drama no es quedarte sin casa, sin ropa, sin papeles, sin fotos, sin libros, sin recuerdos… y sin futuro. El drama es preguntarte, ¿ahora qué?.

Viernes, 10 May 2013 09:20

¿Duermes tranquilo?

dormir tranquilo

La difícil situación del país nos hace caer en la trampa de reducir costes en todo, sin embargo hay situaciones en las que supone un error recortar. Un restaurante puede reducir costes en la marca de la botella de agua, pero no puede hacerlo apagando las luces y, mucho menos, ahorrar en calefacción o aire acondicionado. Es una tontería desconectar la cafetera y encenderla solo si te piden un café porque consume mucho. La psicosis de recortar nos hace cometer errores irreversibles, como en el caso de los seguros cuando declaramos menos valor del que corresponde. Esto se llama: infraseguro.
¡Que peligroso añadir más riesgos!. Y lo peor… creer que tienes todo en orden. Porque si además de los riesgos naturales que existen, prescindes de un seguro en condiciones, lo único que consigues es empeorar el posible panorama en caso de siniestro. Si hoy la cosa está complicada, añádele otro factor a la fórmula.
Un infraseguro, para definirlo bien, supone que contratas una póliza y otorgas al bien garantizado un valor inferior al que realmente tiene. En efecto, “aparentemente” te ahorras un poco de dinero al contratar, pero te deja en el aire si algo llega a ocurrir.
Para explicarlo mejor, te voy a poner un ejemplo: tus muebles y enseres tienen un valor de 60.000 euros, pero los aseguras únicamente por 30.000 euros y ocurre un accidente. Te van a indemnizar en la proporción que has asegurado, es decir un 50%. Pero tu error es creer que estás cubierto hasta 30.000 euros y no es así, porque en caso de siniestro te indemnizarán aplicando la misma regla proporcional.
En seguros tu no compras una póliza, compras una cobertura y para eso tienes que saber que no hacerlo correctamente tiene graves implicaciones.