Domingo, 12 February 2017 13:34

Los riesgos de la montaña en invierno y cómo evitarlos

Valora este artículo
(1 Voto)

evitar-riesgos-montaña-inviernoDisfrutar de la montaña en invierno es posible, pero siempre hay que hacerlo tomando precauciones y siguiendo consejos para garantizar nuestra seguridad, como los que recogemos en esta Noticia de Seguros de Viaje.

Aunque parezca una obviedad, la montaña no es la misma en verano que en invierno. Por ello, hay riesgos propios de esta última estación que hay que tener muy en cuenta si se decide salir a disfrutar del monte. Por ejemplo, una pendiente que en primavera aparece ante ti como un encantador sendero, en invierno puede convertirse en una peligrosa pista de patinaje o en el escenario de un indeseable alud. En esta noticia de Seguros de Viaje recogemos algunas recomendaciones y consejos que te permitirán disfrutar de la montaña en invierno sin asumir ciertos riesgos y peligros.

Una pendiente que en primavera aparece ante ti como un encantador sendero, en invierno puede convertirse en una peligrosa pista de atinaje o en el escenario de un indeseable alud

No fuerces, la montaña no se va a mover

En primer lugar, es esencial que tengas en mente esto: la montaña lleva milenios en el mismo lugar y no va a moverse de ahí. Por ello, si las condiciones meteorológicas o de la propia montaña no son las óptimas, o si la luz natural comienza a desaparecer, no fuerces y retírate a tiempo.

 

Presta mucha atención a la previsión meteorológica

Si las condiciones meteorológicas previstas no son las idóneas, si hay riesgo de avalancha… cambia la fecha para tu salida a la montaña. No merece la pena arriesgarse cuando de lo que se trata es de disfrutar. Si ya te encuentras en la montaña y parece que comienza a echarse la niebla, aparecen nubes importantes… no dudes en acercarte a un refugio. En ellos, suelen disponer de la información meteorológica más actualizada, así como de un gran conocimiento de la zona en concreto, que te resultará muy útil.

El estado del tiempo es importante conocerlo en cualquier época del año, pero en invierno la situación puede complicarse si la nieve ha cubierto la montaña o si hay previsión de que lo haga. Es esencial que consultes el parte nivológico antes de decidirte a recorrer la montaña. En este caso, es importante contar con cierta experiencia más allá de saber si va a nevar mucho o poco: el tipo de nieve (polvo, primavera…), las características de cada una de ellas, la probabilidad de alud… son aspectos que debes conocer si quieres aventurarte a explorar la montaña en invierno.

 

Mucho ojo al riesgo de alud

Aunque en otra de nuestras Noticias de Seguros ya te hablamos de cómo actuar en caso de alud, la forma más inteligente de evitar sus consecuencias es, simplemente, evitar la montaña en la que un mínimo riesgo de alud exista.  El riesgo de alud se mide mediante una escala del 1 a 5. Los niveles 1 y 2, débil y limitado, son adecuados para salir a hacer una excursión por la montaña siempre y cuando se conozca el terreno y las zonas con más pendiente que se deben esquivar. Si el riesgo fuera de nivel 3 (notable), ya estaríamos hablando de un nivel que conlleva un peligro importante. Es a partir de este nivel cuando salir a la montaña se convierte en una imprudencia.

Es a partir del nivel 3 de alud cuando salir a la montaña se convierte en una imprudencia

Un buen equipo es fundamental

Aunque parezca que el día es soleado y la temperatura suave, la altura de la montaña y la acumulación de nieve harán que la sensación térmica vaya disminuyendo. Además, un cambio de tiempo, una caída… pueden ocasionar que la ropa, si no es la adecuada, se moje en exceso o no sea suficiente abrigo. Por ello, es esencial contar con buena ropa térmica e impermeable cuando vayamos en invierno a la montaña.

Por otro lado, la pereza no debe ocasionarnos un susto: muchas veces llevamos los crampones y el piolet guardados en la mochila por no cargar con ellos, con la idea de utilizarlos más arriba. Es crucial ponerse los crampones y sacar el piolet a tiempo pero, más aún, saber cómo se manejan, ya que las autolesiones, los enganches… pueden ocurrir y derivar en un gran susto.

Por ejemplo, si la nieve es blanda, las raquetas serán unas buenas aliadas para que no te hundas en ella, pero si nos encontramos con pendientes heladas, las botas rígidas con crampones serán el atuendo indicado.

Si la nieve es blanda, las raquetas serán unas buenas aliadas para que no te hundas en ella, pero si nos encontramos con pendientes heladas, las botas rígidas con crampones serán el atuendo indicado

Presta atención a tu ropa y los accesorios

Cuando vayas a la montaña en invierno debes llevar siempre tres capas de ropa: una térmica, una cortavientos y una impermeable. Además, en la mochila, no deben faltarte ciertos imprescindibles: ropa de cambio para calcetines, una camiseta y unos guantes (preferiblemente dentro de una bolsa de plástico). Una manta térmica y unas polainas serán grandes aliados, así como las botas semirrígidas o rígidas, el piolet y los crampones, de los que ya hemos hablado. Gorro, braga para el cuello, gafas de sol, cacao y crema protectores, una linterna, brújula (no hacen falta pilas ni batería para que funcione, algo que siempre será un plus si te pierdes en la montaña), GPS y mapa… así como una botella de agua o un termo con una bebida caliente son los elementos que no deben faltar en tu mochila.

Debes llevar siempre tres capas de ropa: una térmica, una cortavientos y una impermeable

No olvides contar a alguien dónde vas a ir, y no vayas solo: ya es peligroso caminar solo por la montaña en verano, por lo que con más motivo es preciso ir acompañado en invierno.

Esperamos que todos estos consejos te hayan resultado útiles de cara a organizar tu próxima excursión a la montaña en invierno. No olvides extremar precauciones siempre que percibas el mínimo riesgo. En ocasiones, situaciones aparentemente inofensivas acaban conllevando trágicas consecuencias.

Esperamos que disfrutes al máximo de tu próximo viaje a la montaña y que ninguno de estos riesgos estropee tu jornada. En cualquier caso y para minimizar riesgos, no olvides que en Tres Mares Correduría de Seguros en Cantabria contamos con una amplia oferta de Seguros de Viaje para que puedas disfrutar de tus excursiones a la montaña con la garantía de que estarás cubierto ante múltiples posibles peligros. No dudes en consultarnos sin compromiso.

 

¡Síguenos! Tres Mares Correduría de Seguros en Cantabria está en tus redes sociales favoritas: Tres Mares Seguros en FacebookTres Mares Seguros en TwitterTres Mares Seguros en Google+.

Y si quieres estar al día de todas nuestras novedades, consejos y guías, ¡suscríbete a nuestra Newsletter!

Visto 802 veces