Martes, 02 May 2017 19:41

Cómo saber si un niño sufre acoso escolar

Valora este artículo
(1 Voto)

detectar-niño-acoso-escolar-bullyingDetectar si un niño sufre acoso escolar es posible si se presta atención a ciertos síntomas que recogemos en esta Noticia de Seguros de Vida.

Desgraciadamente, los casos de bullying o acoso escolar ocupan las noticias de nuestro país demasiado a menudo. Son muchos los niños que por su carácter más tímido, su aspecto peculiar, su impopularidad dentro del centro escolar u otros motivos acaban siendo víctimas de este acoso en las aulas.

En numerosas ocasiones los niños, por vergüenza, por miedo a represalias…, no cuentan en sus casas lo que ocurre entre las paredes de su centro escolar y, en consecuencia, los padres no son conscientes de esta situación o, al menos, no de su gravedad, la cual sale a la luz únicamente cuando ya es demasiado tarde. Es por ello que, en Tres Mares Correduría de Seguros, hemos querido recoger algunos indicios que permitirán a los padres detectar que sus hijos están sufriendo acoso escolar lo antes posible, para tomar las medidas oportunas.

 

En numerosas ocasiones los niños, por vergüenza, por miedo a represalias…, no cuentan en sus casas lo que ocurre entre las paredes de su centro escolar

 

Cómo detectar que un niño sufre bullying

  • Si se vuelven reservados a la hora de hablar qué  han hecho durante el día en el colegio, debemos estar alerta. Es importante que acostumbremos a los niños a que, desde pequeños, nos cuenten cómo ha transcurrido su jornada escolar y, para ello, debemos preguntarles e interesarnos por cuáles son sus actividades, qué otros niños o individuos componen su entorno y forman parte de sus juegos, si alguien les llama utilizando un mote, si se burlan de ellos… De este modo, habituaremos al niño a verbalizar lo que ocurre en el colegio y podremos intentar detectar con toda la antelación posible el acoso.

Debemos preguntarles e interesarnos por cuáles son sus actividades, qué otros niños o individuos componen su entorno y forman parte de sus juegos, si alguien les llama utilizando un mote, si se burlan de ellos…

  • Si detectamos cambios en su forma de comportarse y en su personalidad, debemos comenzar a hacernos preguntas e indagar, ya que puede tratarse de un cambio normal en el desarrollo del niño o de señales de que estamos ante un caso de bullying. Si un niño al que siempre le gustó jugar en la calle de pronto no quiere hacerlo, si empieza a comunicarse menos con quienes eran sus amigos o con su familia, si intenta faltar a clase o manifiesta nervios a la hora de acudir al centro, si su rendimiento académico empeora, si se muestra irritable o más violento de lo normal o si comienza a padecer miedos inexplicables, será probable que estemos ante un caso de acoso escolar.
  • Puede ocurrir que el nerviosismo y sufrimiento del niño deriven en problemas físicos, lo que se conoce como síntomas psicosomáticos. Puede que el niño comience a presentar síntomas propios de la ansiedad (palpitaciones, temblores, sensación de asfixia…), dolores de cabeza o estómago, problemas de apetito o sueño… Si detectamos que estos síntomas se agudizan a diario y tienden a remitir durante el fin de semana, debemos estar alerta una vez más.

Si detectamos que estos síntomas psicosomáticos se agudizan a diario y tienden a remitir durante el fin de semana, debemos estar alerta una vez más

  • Algunos niños llegan a casa contando que han perdido o se les ha roto algún objeto, tales como el estuche, la mochila u otro tipo de efectos personales. Si esto se convirtiera en algo más frecuente de lo normal, también será necesario que prestemos especial atención al niño, ya que puede que sean acosadores quienes estén detrás de esos deterioros o pérdidas.

 

Esperamos que esta información te haya aportado alguna pista para poder contar con más tranquilidad a la hora de detectar si un niño sufre acoso escolar o no. Aunque es esencial que en los centros escolares se preste toda la atención a estas circunstancias y se les otorgue máxima prioridad, en ocasiones esto no ocurre y es aún más vital que las familias activen sus sentidos para poder detectar estos casos y ayudar a estos niños indefensos. Algún día, entre todos, lograremos terminar con la violencia y el acoso en las aulas. Hasta entonces, hagamos lo posible por exponer cuanto antes a los culpables y conseguir corregir estas conductas antes de que sea demasiado tarde.

 

Si quieres información sobre Seguros de Vida, no dudes en visitar: http://www.tresmares.com/seguros-de-vida.html

¡Síguenos! Tres Mares Correduría de Seguros en Cantabria está en tus redes sociales favoritas: Tres Mares en FacebookTres Mares en TwitterTres Mares en Google+.

Y si quieres estar al día de todas nuestras novedades, consejos y guías, ¡suscríbete a nuestra Newsletter!

Visto 469 veces