Jueves, 10 August 2017 12:00

Medidas de seguridad para pescar en el río

Valora este artículo
(1 Voto)

PESCA-RÍOLas aguas de los ríos están llenas de maravillas que hay que disfrutar, pero siempre con precaución, ya que los riesgos que entrañan pueden jugarnos una muy mala pasada, que podemos evitar siguiendo los consejos de esta Noticia de Seguros de Vida.

 

Siempre tenemos que tener cuenta que el agua no es nuestro medio natural y que, por ello, aunque pensemos que tenemos la situación controlada, puede darnos una sorpresa inesperada que se traduzca en un gran susto. Nadar, caminar, pescar... todas las actividades que se nos ocurran son pocas a la hora de disfrutar de nuestros ríos, pero no debemos fiarnos solamente de nuestra buena condición física a la hora de adentrarnos en uno de ellos, lo más importante es que siempre nos acompañe la cabeza.

 

Consejos para evitar los riesgos del río en un día de pesca

 

Reconocimiento de la zona

Es esencial tener controlada la zona del río en la que vamos a pasar el día. En primer lugar, tenemos que recordar que los peces suelen encontrarse cerca de las orillas, que es donde se alimentan, por lo que no es necesario que nos adentremos en el agua. Si tuviéramos que caminar por el cauce, lo más importante es hacerlo lentamente, sin perder el fondo de vista y asegurando un pie en el fondo antes de mover el otro. En estas situaciones, la equipación con la que contemos será determinante: unas buenas botas y un bastón nos resultarán muy útiles para no ser arrastrados por la corriente.

Muy importante: si apreciáramos que hierbas o ramas son arrastradas por la corriente, deberemos salir con rapidez del agua, ya que puede tratarse de una crecida del río si una presa se encuentra cerca.

Los peces suelen encontrarse cerca de las orillas, que es donde se alimentan, por lo que no es necesario que nos adentremos en el agua

Lo vital de las condiciones físicas y climatológicas

Si el día que vamos a salir a pescar no nos encontramos del todo bien porque, por ejemplo, sentimos mareos, debemos posponer el plan. Hay tantos días para disfrutar de este plan que no merece la pena arriesgarse a que nos ocurra algo por no disponer de todos los sentidos al cien por cien.

Además, por supuesto, las condiciones climatológicas son esenciales. En concreto, las tormentas eléctricas suponen un enorme riesgo para quienes se encuentran pescando. Si nos sorprendiera una tormenta eléctrica, deberíamos alejarnos del agua tan rápido como nos fuera posible, así como guardar la caña en una funda o, si fuera necesario, desprendernos de ella hasta que pasara la tormenta. La mezcla entre los árboles, el agua y la caña podría resultar letal. En otra de nuestras noticias de seguros ya te hablamos de qué hacer en caso de ser sorprendido por una tormenta eléctrica, pero no queremos dejar de recordar lo básico: si notásemos un cosquilleo fuerte en la piel y nuestro vello erizado, podría ser la señal de que vamos a ser alcanzados por un rayo. En esta situación, debemos ponernos inmediatamente de rodillas en el suelo, doblar el cuerpo hacia delante, apoyando las palmas de las manos sobre el suelo, juntar los pies y aguantar la respiración.

Si nos sorprendiera una tormenta eléctrica, deberíamos alejarnos del agua tan rápido como nos fuera posible, así como guardar la caña en una funda o, si fuera necesario, desprendernos de ella

Pero las tormentas no son el único riesgo climatológico: carecer de una gorra o sombrero en días de sol, o de buenas prendas de abrigo en días de frío, puede suponer que suframos un síncope, una lipotimia o una hipotermia, dependiendo del caso.


El riesgo de los anzuelos

Que un anzuelo se nos clave no es una circunstancia tan ajena para quienes son habituales pescadores de río (o de mar), ¿verdad? Por ello, es importantísimo protegerse los ojos con unas gafas, ya que un anzuelo clavado en el ojo puede suponer un problema de salud muy grave. Si el anzuelo se nos clavara en alguna parte del cuerpo, deberemos cortar el sedal, quitar la muerte del anzuelo y retirarlo cuidadosamente de nuestro cuerpo. Si fuera complicado retirarlo o la zona fuera muy delicada, deberemos acudir a un médico.

Es importantísimo protegerse los ojos con unas gafas, ya que un anzuelo clavado en el ojo puede suponer un problema de salud muy grave

La fauna no se encuentra solamente en el río

¿A quién no le ha picado algún mosquito en un día de pesca en el río? Estas picaduras se aplacan con el agua fría y con algún remedio casero para aliviar los síntomas. Muy importante: antes de sentarnos debemos tener certeza de dónde lo estamos haciendo, para evitar picaduras de animales más agresivos y peligrosos que un simple mosquito.

Sin embargo, los insectos no serán nuestro único enemigo potencial: en las riberas de los ríos puede haber animales tanto domésticos como salvajes que pueden ponernos en un apuro. En el caso de encontrarnos con ganado, debemos esquivarlo y continuar con nuestro día de pesca. Si se tratara de perros o algún animal que amenazara con atacarnos, contar con un palo nos dará seguridad ante ese posible ataque.


La compañía no es una amenaza

Aunque utilicemos la pesca en el río como una forma de evadirnos y desconectar en soledad, no debemos identificar a otros pescadores como enemigos, así como a los agentes de medioambiente o la Guardia Civil. Todos ellos quieren disfrutar de la naturaleza, o bien que los demás podamos hacerlo, y pueden ser de gran ayuda si nos encontráramos en un apuro.

Y con estos consejos para disfrutar de días de pesca en el río, solamente nos queda desearte que el clima te acompañe y puedas practicar ese deporte que tantas satisfacciones te da tan a menudo como te sea posible.


Si quieres más información sobre Seguros de Vida, no dudes en visitar: http://www.tresmares.com/seguros-de-vida.html

¡Síguenos! Tres Mares Correduría de Seguros en Cantabria está en tus redes sociales favoritas: Tres Mares en FacebookTres Mares en TwitterTres Mares en Google+.

Y si quieres estar al día de todas nuestras novedades, consejos y guías, ¡suscríbete a nuestra Newsletter!

Visto 252 veces