Miércoles, 15 November 2017 15:04

Consejos para cuidar la piel en invierno

Valora este artículo
(1 Voto)

proteger-piel-bajas-temperaturasLas bajas temperaturas del invierno provocan daños en la piel que pueden prevenirse y evitarse siguiendo consejos como los que recogemos en esta Noticia de seguros médicos.

Sequedad, deshidratación, rojeces, descamación, pérdida de luminosidad… son algunas de las consecuencias que el frío deja en nuestra piel y que podemos prevenir si seguimos algunos consejos muy sencillos a llevar a cabo en nuestro día a día:

 

Ojo con el sol, también en invierno

El sol provoca estragos en nuestra piel y una excesiva exposición al mismo promueve el envejecimiento prematuro de la misma, además de posibles enfermedades que pueden resultar verdaderamente graves. Esto es algo que todos conocemos y por lo que nos protegemos con cremas solares en los meses de verano. Pero, ¿y en invierno? El sol también incide en nuestra piel en los meses de frío, especialmente en la cara, el cuello y las manos. Por ello, no debemos bajar la guardia con la protección de nuestra piel en estos meses y el uso de protección solar de, al menos, SPF 15, debería ser parte de nuestra rutina diaria, especialmente si salimos a practicar deporte y en las horas centrales del día (de12 a15 h.).

 

La ropa como aliada para la piel

Es importante que la indumentaria que utilicemos en invierno sirva, además de para aislarnos del frío, para proteger nuestra piel. De este modo, debemos evitar las prendas que no permitan la transpiración y utilizar ropa de tejido térmico y con capacidad de transpiración al mismo tiempo, como el algodón. Además, es aconsejable evitar la ropa ajustada, ya que puede favorecer la descamación de la piel al dificultar la transpiración.

 

La saliva no hidrata

Cuando notemos los labios secos o curtidos, debemos evitar utilizar la saliva como método hidratante, ya que conseguiremos el efecto contrario, generando una irritación añadida.

 

Alejarse de los cambios de temperatura, ayuda

Los cambios de temperatura hacen que nuestra piel sufra, provocando rojeces, dilatación de capilares… Además, las calefacciones provocan una deshumidificación del ambiente. Si quieres proteger tu piel en invierno (y tu salud en general), no subas la calefacción por encima de los 22 grados, coloca un humidificador y evita los cambios bruscos de temperatura en la medida de lo posible.

No subas la calefacción por encima de los 22 grados, coloca un humidificador y evita los cambios bruscos de temperatura

Limpieza correcta y completa

En cualquier época del año es esencial prestar atención a la limpieza de nuestra piel y el invierno no podía ser menos. Retirar las impurezas, microorganismos, los restos de contaminación, maquillaje o la secreción sebácea de la propia piel a diario es fundamental para proteger y cuidar de ella. Por ello, es muy importante limpiar nuestra piel por la mañana, para deshacernos de los restos de sudor, células muertas y otras impurezas de la noche y el día anterior, así como antes de acostarnos, para eliminar todas las impurezas que hayan ido depositándose en nuestra piel durante el día. Para ello, debemos hacer uso de limpiadores suaves, sin jabón, que respeten nuestra piel. Para no fallar, siempre es un buen truco recurrir a productos diseñados para pieles sensibles y, por supuesto, dejarnos aconsejar por un profesional.

Es muy importante limpiar nuestra piel por la mañana, para deshacernos de los restos de sudor, células muertas y otras impurezas de la noche y el día anterior, así como antes de acostarnos

Aunque es importante llevar a cabo esta limpieza dos veces al día, no es nada aconsejable lavarse la cara con demasiada frecuencia ni aclararla con un exceso de agua, ya que estas costumbres también favorecen la desaparición de parte de la capa hidrolipídica que protege la piel y, por consiguiente, su deshidratación.

Por supuesto, para las pieles grasas es recomendable realizar una exfoliación suave cada cierto tiempo para garantizar la eliminación de las células muertas, que se acumulan en mayor medida durante el invierno debido a la vasoconstricción provocada por el frío, lo que impide que los nutrientes lleguen a la epidermis de forma óptima, ralentizando la renovación celular.

 

Hidrata, hidrata, hidrata

Cuando hace frío es más importante que nunca hidratar la piel y ayudar a su mantenimiento con la aplicación de cremas ricas en nutrientes. Si el tipo de piel es seca o muy seca, como resulta lógico, la aplicación de crema será necesaria más a menudo. Además, hay que prestar especial atención a una piel especialmente sensible, la del contorno de ojos, por lo que hacernos con una crema específica para esta zona nos ayudará a protegerla de las bajas temperaturas, así como unas buenas gafas de sol.

Cuando hace frío es más importante que nunca hidratar la piel y ayudar a su mantenimiento con la aplicación de cremas ricas en nutrientes

Y ahora que ya sabes cómo proteger tu piel de las bajas temperaturas, ¡solamente deberás preocuparte de disfrutar del invierno con tu mejor cara!

 

Si quieres información sobre Seguros Médicos, no dudes en visitar: http://www.tresmares.com/seguros-medicos.html

¡Síguenos y cuéntanos tus trucos en nuestros perfiles en las redes sociales! Tres Mares Correduría de Seguros en Cantabria está en tus redes sociales favoritas: Tres Mares en FacebookTres Mares en TwitterTres Mares en Google+.

Y si quieres estar al día de todas nuestras novedades, consejos y guías, ¡suscríbete a nuestra Newsletter!

Visto 139 veces