Miércoles, 15 November 2017 14:05

¿Por qué la piel se deshidrata más en invierno?

Valora este artículo
(1 Voto)

piel-sufre-inviernoEl invierno es una época en la que la piel sufre especialmente y su origen se encuentra en las situaciones del día a día que recogemos en esta Noticia de Seguros Médicos.

Llega el frío y, con él, la piel seca, enrojecida e irritada. Pero, ¿a qué se debe esto? Hay distintas situaciones del día a día que provocan que la piel sufra una mayor deshidratación en invierno, el desencadenante de ese deterioro cutáneo.

 

Pero, ¿la piel se deshidrata en invierno?

Parece razonable asociar el verano, con sus altas temperaturas, a la deshidratación de la piel y, aunque, por supuesto, es necesario cuidar su hidratación en los meses de calor, lo cierto es que es en invierno cuando la deshidratación es mayor. ¿El motivo? Que el frío provoca una mayor vasoconstricción y, por ello, la renovación celular es más lenta. De este modo, la capa de células muertas acumulada en nuestra piel es superior a la de otras épocas del año y, en consecuencia, es más complicado que la secreción de las células sebáceas pueda alcanzar la superficie y logre la lubricación y nutrición necesarias para la epidermis.

La capa de células muertas acumulada en nuestra piel es superior a la de otras épocas del año y es más complicado lograr la lubricación y nutrición necesarias para la epidermis

Otro de los factores del día a día que ocasionan lesiones en nuestra piel en invierno, en especial las rojeces, es el de los cambios de temperatura. Pasar de frío a calor de forma excesivamente rápida ocasiona que las paredes de los capilares se deterioren, ocasionando ese enrojecimiento en algunas zonas de la piel e, incluso, descamaciones. Por otro lado, la calefacción puede resultar un gran enemigo en otro aspecto, y es que ocasiona una deshidratación del ambiente, lo que también afecta a nuestra piel. Por ello, es recomendable contar con humidificadores o con recursos caseros para mantener la humedad, como toallas mojadas en los radiadores, por ejemplo.

Pasar de frío a calor de forma excesivamente rápida ocasiona que las paredes de los capilares se deterioren, ocasionando enrojecimiento

Con algunos rituales diarios, además, atentamos contra la barrera hidrolipídica de nuestra piel, favoreciendo esa deshidratación que promueve la aparición de sequedad y arrugas. Un ejemplo son los deseados baños calientes tras un día de frío. El cambio de temperatura que sufre la piel con uno de estos baños es perjudicial para esa barrera hidrolipídica y, por ello, lo recomendable siempre es darse baños rápidos con agua tibia y con jabones respetuosos con el pH de la piel.

Lo recomendable siempre es darse baños rápidos con agua tibia y con jabones respetuosos con el pH de la piel

Por ello, extrema los cuidados para tu piel en invierno, con el fin de lograr proteger esa barrera natural de hidratación con la que cuenta nuestro organismo. En otra de nuestras Noticias de seguros médicos te damos algunos consejos para proteger tu piel en invierno.


Si quieres información sobre Seguros Médicos, no dudes en visitar: http://www.tresmares.com/seguros-medicos.html

¡Síguenos y cuéntanos tus trucos en nuestros perfiles en las redes sociales! Tres Mares Correduría de Seguros en Cantabria está en tus redes sociales favoritas: Tres Mares en FacebookTres Mares en TwitterTres Mares en Google+.

Y si quieres estar al día de todas nuestras novedades, consejos y guías, ¡suscríbete a nuestra Newsletter!

Visto 301 veces